Inicio | General | Cabalgando por la yunga jujeña
La Patria a Caballo.....

Cabalgando por la yunga jujeña

titulo

Tres jinetes de Ayacucho, uno de Córdoba y los restantes ocho de Jujuy, cabalgaron por los caminos del norte, en medio de la yunga para cumplir una misión: el traslado de la Custodia de la Virgen de la Merced.

Como se recordará la agrupación La Patria a Caballo se formó en 2005, con motivo de las marchas a caballo que impulsaban un grupo de jinetes de Ayacucho y Las Flores. En una de esas primeras travesías desde el Cabildo de Buenos Aires hasta San Miguel de Tucumán, llegando en la noche víspera del Día de la Independencia, los jinetes recibieron en custodia una imagen de la Virgen de la Merced, Vicepatrona de la República Argentina y Generala de los Ejércitos, a la cual el General Manuel Belgrano entregó su espada en los albores de las Batallas de Salta y Tucumán.

Desde este momento en que la imagen de Nuestra Señora de la Merced llegó a nuestros pagos, quedó en la Estancia El Cardal de la familia Solanet, desde donde cada año hacia el mes de noviembre, realizaban la cabalgata desde Solanet hasta Estación Rosas, Partido de Las Flores.

Volviendo a esta travesía en tierras jujeñas, los jinetes de Ayacucho que participaron son Hugo Bauer, Rafael Pérez y Alberto Jalil, acompañados por Juan Lazcano de Córdoba y paisanos de Jujuy. La misión fue trasladar la pequeña imagen de la Virgen de la Merced desde Ayacucho hasta la Estancia Guerrero de Ramiro Carrizo. En este lugar supieron estar los caballos de los integrantes de La Patria a Caballo en las marchas del Exodo Jujeño en 2012 y posteriormente en 2013 cuando fueron a Bolivia, en el marco de unir las universidades de Chuquisaca y la Docta que cumplía 400 años.

En esta oportunidad conversando días antes con Beto Jalil, contaba que estaba ansioso por volver a cabalgar en estas marchas que propone el grupo La Patria a Caballo. Y se dio nomás. Esta ocasión fueron unos 160 kilómetros partiendo desde la finca Guerrero, pasando por yungas y paisajes de montaña, recorriendo caminos por donde sólo andan las mulas pero como señalara en más de una oportunidad nuestro convecino Hugo Bauer, la ductilidad del caballo criollo se empareja con los animales con que cuentan los norteños para estas cabalgatas agrestes y peligrosas.

Recorriendo la yunga y más allás las montañas, desfiladeros y ríos, por momentos las nubes se aplanan contra la tierra y se entra en ese mundo misterioso y por momentos difuso donde nada se ve más allá de las narices, hasta que la nube se corta y el paisaje cobra ese brillo y esos colores verdes, rojizos y azulados propios del Norte de nuestro país.

El recorrido

Salieron desde la Finca Guerrero, pasando por Tiraxis hasta Ocloya, donde comienza la yunga jujeña. Desde allí siguieron un recorrido autóctono hasta el Cerro San Bernardo. Después de una parada en la comunidad regresaron por otro camino, tomando por Corral de Piedra hasta Ocloya y desde allí regresaron a la finca anfitriona. Cuatro días de marcha aproximadamente y el compromiso de regresar el año que viene cuando la Virgen torne a Ayacucho.

 

 

Compartir esta noticia en: | Add to Twitter | | Add to your del.icio.us del.icio.us | Digg this story Digg

Galería de Imagenes

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado):

total: | mostrando:

Publicar tu comentario comment

Por favor introduce el código que ves en la imagen: